La importancia del perdón.

Cultura de la Paz

Cultura de la Paz

Hace unos días atrás, después de una acalorada discusión viví la experiencia de pedir perdón. Aunque uno lo ha hecho muchas veces a lo largo de la vida, cada ocasión es distinta: por los motivos, por el momento y ante quién se hace.

Sí, todos nos equivocamos, y la gran mayoría de las veces sentir en nuestro fuero interno el error no cuesta casi nada, otra cosa es tener el coraje de reconocerlo comenzando por nosotros mismos, asumirlo y atrevernos a disculparnos ante quien sabemos que nos equivocamos.

También hay veces en que incluso no nos percatamos de haber herido a alguien, y allí también hay que tener la sensibilidad y la valentía de que cuando nos hacen ver la equivocación,  comprenderla, asumirla y también disculparnos.

Pero tan importante es disculparse, por cierto que de corazón, como ser perdonados. Y allí la sensibilidad y el coraje pasan del lado de quien recibió las disculpas, de aceptarlas auténticamente. La mayoría de las veces es complicado hacerlo, otras no, porque casi ni me molestó, sin embargo esas que sí dolieron que son las trascendentes, esas son en las que hay que dar un paso muy relevante de atrevimiento de perdonar de corazón, eso quiere decir que a pesar del dolor, ser capaces de dar vuelta la página, no volver nunca sobre ese episodio.

Para perdonar así, hay que sentirlo no sirve si sólo se hace por hábito, o racionalmente. Normalmente esa forma de disculpar nos lleva a que en otro desencuentro con la misma persona le enrostremos su error que supuestamente le habíamos perdonado.

Por lo tanto si no lo sientes, mejor no hacerlo.

La culminación de un proceso de pedir disculpas es que nos perdonen, porque entonces ambas personas se encuentran en paz con el otro y consigo mismas.

Eso sí, no olvidemos que la gran mayoría de las veces para perdonar alguien debe pedirnos disculpas. Y es más bonito el proceso, cuando nos anticipamos con nuestras disculpas a que nos perdonen sin haberlo expresado y sabiendo de nuestro error.

A través de este camino de reencontrarnos en paz, podemos ir viendo juntos un futuro positivo, siendo cuidadosos de no herir, y no sintiendo temor de equivocarnos, ya que algunas veces será el otro y otras veces tú quien se equivoque.

Lo bonito de mi Experiencia, que me llevó a esta Reflexión, es que me perdonaron, y uno está con energía positiva para creer que entre las personas puede primar el amor al odio, aunque la historia nos haya mostrado muchas veces que nos hemos equivocado, eso hace más apasionante el querer estar en armonía, en paz, con amor y solidaridad con los demás.

Saludos

algarrobo-0151

Gonzalo Meza Allende

experienciayreflexion@gmail.com

http://www.experienciasyreflexiones.wordpress.com

Published in: on abril 22, 2009 at 7:35 pm  Comments (8)  

Y FUE UN HONOR CONOCERLO.

Es cierto, y probablemente sus detractores lo habrán pensado, que Alfonsín no hizo una buena conducción económica; sin embargo hasta para eso fue digno, entregó su mandato antes del plazo legal en que debía terminar.

Símbolo de la Unión Cívica Radical, partido de Alfonsín

Símbolo de la Unión Cívica Radical, partido de Alfonsín

Pero eso no es lo relevante, sino lo que Raúl Alfonsín, representa y será recordado. Como un dirigente político que se opuso a la maniobra distractiva de la dictadura de la época, de llevar a Argentina a una guerra que era una masacre… y que duele hasta hoy.

Las Malvinas:  Una causa justa en una guerra injusta.

Las Malvinas: Una causa justa en una guerra injusta.

Luchó para que después de que la dictadura fracasara en la utilización de un nacionalismo en reclamar la democracia para su país, encabezó las movilizaciones que lograron que volviera el estado de derecho y los civiles a través de las elecciones.

Y quién otro sino él salió elegido en 1983, y será recordado como el primer Presidente democrático, de la democracia moderna de Argentina.

Traspaso de mando al presidente civil Raúl Alfonsín.

Traspaso de mando al presidente civil Raúl Alfonsín.

En Chile no podemos olvidar como nos cooperó para que también acá pudiéramos recuperar la democracia, la libertad. Jugó un papel muy relevante de apoyo en aquellos años, en que en acá comenzaban las protestas nacionales, con los que éramos de la oposición a la dictadura en Chile.

En ese contexto tuve la suerte de vivir la Experiencia de conocerlo, en 1986, recuerdo a pocos días de haber sido el atentado en contra de Pinochet, que por suerte no se concretó, pero que generó tal represión, que recuerdo el temor que sentí al salir a Buenos Aires, donde nos encontramos con mi madre y abuela, quienes tenían prohibido el derecho de vivir en su país. Allí fuimos La Quinta Olivos, al inicio del encuentro con el Presidente Alfonsín sólo entraron mi madre Isabel y mi abuela Tencha, pero el propio Mandatario si venía alguien más con ellas, así me mandaron llamar, y más que hablar escuché.

Residencia presidencial Quinta Los Olivos.

Residencia presidencial Quinta Los Olivos.

Desde luego compartió su preocupación por la represión en Chile, su apoyo a nuestra causa y una gentileza y sensibilidad poco comunes en los presidentes, pero Alfonsín no sólo lo parecía, sino que fue así.

Debieron pasar muchos años antes de que nos volviéramos a reencontrar, fue a principios de los noventa, en 1994, cuando me tocó viajar a La Plata, cerca de Buenos Aires a un encuentro iberoamericano de alcaldes y concejales, en esa época yo era concejal en Chile, y de paso fui a inaugurar una Calle Salvador Allende, antes llamada 18.

Placa de la nueva calle Salvador Allende, en la ciudad La Plata.

Placa de la nueva calle Salvador Allende, en la ciudad La Plata.

En el segundo día del Encuentro llegó él, y fue muy aplaudido transversalmente por los argentinos y los que sabíamos que había logrado negociar con el gobierno de turno en su país la Ley Orgánica Municipal, que increíblemente en Argentina aún no existía. Y más allá de que interviniera ante los estábamos presente, más tarde se hizo un té con algunos de los presentes en el segundo piso, y fue el propio ex presidente quien mandó llamar, se acordaba perfectamente de nuestro encuentro anterior.

Tuve el honor de sentarme a su lado derecho en aquel encuentro, donde habríamos unas treinta personas, y conversamos de diversos temas, economía, los avances en el mundo municipal, me preguntó por mi familia, en definitiva fue un muy grato y para mí inolvidable encuentro.

Por eso comprendo perfectamente el homenaje transversal que ha recibido el ex Presidente Raúl Alfonsín, y me sumo al dolor del pueblo argentino, pero sobre todo al agradecimiento de haber conocido a una persona, un líder que será recordado por defender los Derechos Humanos, por su tolerancia, su lucha por la paz, por ser digno y coherente en su comportamiento.

Gracias Presidente. Hasta siempre.

Saludos

algarrobo-015

Gonzalo Meza Allende

experienciayreflexion@gmail.com

www.experienciasyreflexiones.wordpress.com

Published in: on abril 2, 2009 at 10:18 pm  Comments (2)